Aprende a Disfrutar de lo que Hagas

A veces nos consumimos tanto en lo que tenemos que hacer, que olvidamos disfrutar lo que hacemos.

Estamos tan enfocados en educar y corregir a nuestros hijos, que olvidamos disfrutarlos. Estamos ta concentrados en limpiar la casa, arreglarla y/o pagarla que se nos olvida disfrutarla. Estamos tan enfocados en trabajar, que olvidamos disfrutar cada logro de nuestro trabajo.

Tanto esfuerzo sin disfrute, es vanidad.

Deuteronomio 12:7 dice: y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en la cual Jehová tu Dios te hubiere bendecido.

Has esta declaración conmigo:

Yo declaro en el Nombre de Jesus que tengo la habilidad de disfrutar lo que hago, me esforzare por hacerlo, pero disfrutare y celebrare lo que hago.

Gracias Señor por permitirme vivir para disfrutar del fruto de cada labor realizada.

Recuerda: Tu casa es tu nido sin espinas.

Que tengas un bendecido día, todo el día. Un abrazo grande.