APRENDE A DISFRUTAR LO QUE HACES

A veces nos consumimos tanto en lo que tenemos que hacer, que olvidamos disfrutar lo que hacemos.

Estamos tan enfocados en educar y corregir a nuestros hijos, que olvidamos disfrutarlos.

Estamos tan concentrados en limpiar la casa y pagarla, que se nos olvida desfrutarla.

Estamos tan enfocados en trabajar, que olvidamos disfrutar cada logro de nuestro trabajo…

 

Tanto esfuerzo sin disfrutar, es vanidad.

 

Deuteronomio 12:7 declara «Tú y tu familia harán fiesta allí delante del Señor tu Dios y te regocijarás en todo lo que él ha hecho por ti»

 

RECUERDA HACER DE TU CASA UN NIDO SIN ESPINAS.

 

Que tengas un bendecido Viernes de Gloria.