Tu mente es un lugar de nacimiento, es una incubadora, el punto de inicio de todo.
Satanás conoce esto y por eso usa la estrategia de sabotear tu enfoque, tu concentración.
Así que el campo real de cada batalla es la mente: ¡Cuídala, protégela!

 

Filipenses 4:8 declara y dice «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.»

 

Recuerda, toda batalla en la vida está entre tus dos oídos, cuida lo que dejas entrar en la mente.

 

Que tengas un fin de semana bendecido. Abrazo grande.