Tú tienes autoridad delegada por Dios para vivir una vida de victoria y para impedir al diablo que te atormente.
No es legal que el diablo entre al cielo y te destruya, ni tampoco es legal que lo haga aquí en la tierra.
Usa las llaves que el Señor te ha entregado, empieza a abrir y cerrar puertas en el nombre de Jesús.

 

Salmos 34:10 dice «Dios bendice a los que en él confían. Ustedes, pueblo de Dios, vengan y prueben su bondad; verán que a quienes lo adoran nunca les falta nada. Los ricos pasarán hambre, pero los que confían en Dios nunca tendrán falta de ningún bien.»

 

Recuerda que el que busca encuentra y el que llama se le abrirá.

 

Que tengas un bendecido día en victoria.
Un abrazo grande.