ÉL SE HACE FUERTE EN MEDIO DE NUESTRAS DEBILIDADES

Cada uno de nosotros tenemos defectos, somos vasijas imperfectas pero tenemos un Dios perfecto.
Él no desprecia nada, todo es útil para Él.

Lo que debes hacer con tus defectos es reconocerlos, pedirle a Dios que se manifieste y te ayude a ser como Él cada día. No esperes a ser perfecto para que Dios te pueda usar, Él te usará mientras te va limpiando.

Has esta declaración:
Yo declaro en el Nombre de Jesús, que mi debilidad se perfecciona en SU poder.
Le doy gracias a Dios por cada una de SUS promesas para mi vida y hoy declaro que “la obra que Él empezó en mi, la perfeccionara y terminara”. Amen.

 

Recuerda que: Todo lo que Dios creó es la solución a un problema, y tu eres parte de esa solución.

Que tengas un día bendecido, Abrazo grande.